Camanchaca Logo
NOTICIAS covid-19 Julio 2020: Manuel Arriagada, gerente general de S...

Julio 2020: Manuel Arriagada, gerente general de Salmones Camanchaca: “La pandemia debe reforzar nuestro compromiso con la sustentabilidad”

julio 15, 2020
La compañía salmonicultora ha debido adoptar una nueva forma de operar producto de la emergencia sanitaria, a pesar de ello, ha mantenido su compromiso de caminar hacia una producción carbono neutral.

Los últimos dos años han sido bastante acontecidos para Salmones Camanchaca. En febrero de 2018 comenzó a cotizar tanto en la Bolsa de Santiago (Chile), como en la Bolsa de Oslo (Noruega), proceso que ha sido calificado como positivo y que impulsó a la compañía a adoptar mejores sistemas de control, transparencia y comunicación respecto de sus procesos.

El año pasado, en tanto, la firma anunció sus planes de caminar hacia una producción carbono neutral, comenzando un arduo trabajo que se espera le permita operar de forma mucho más eficiente y sustentable. Más recientemente, en abril de 2020, también comunicó que dejaría de pertenecer al conglomerado New World Currents –que comercializa salmón chileno en China– y que utilizaría sus capacidades propias para abordar dicho mercado con mayor profundidad.

Detrás de todos estos hechos está el gerente general de la compañía, Manuel Arriagada, ingeniero civil de la Universidad Católica de Chile que cuenta con una amplia experiencia en la industria del salmón. En entrevista con AQUA, el ejecutivo cuenta cómo han sido los últimos meses, los efectos que ha tenido la pandemia del Covid-19 y los planes de la empresa por seguir avanzando en términos de carbono neutralidad. Asimismo, adelanta los nuevos objetivos de Salmones Camanchaca, relacionados con avanzar en transformación digital, eficiencia en toda la cadena de valor y el desarrollo un portafolio de productos y mercados diversificado.

Salmones Camanchaca informó un alza de un 12,5% en sus ingresos en el primer trimestre de 2020, aunque menores precios de venta. ¿Qué análisis puede efectuar acerca de estos primeros meses del año? ¿Qué tan fuerte ha sido para ustedes el efecto de la pandemia?

En el primer trimestre de este año los ingresos por ventas aumentaron un 12,5% en relación con el mismo período del año anterior motivado, principalmente, por el mayor nivel de actividad en cosechas y volumen vendido, pese a tener precios inferiores. El Covid-19 no tuvo mayor impacto, pues sus efectos solo se comenzaron a sentir en la última quincena de marzo. Los principales clientes y mercados de destino, como Estados Unidos, México, Brasil y Rusia registraron un crecimiento en los casos positivos a finales de marzo, por lo que las ventas y precios no se vieron mayormente afectados en el primer trimestre. Del mismo modo, en nuestro país las primeras medidas de control sanitario empezaron a implementarse en la última quincena de marzo, generando ciertas disrupciones temporales de la cadena logística, sobre todo, en la Isla de Chiloé (región de Los Lagos).

Más allá de los resultados financieros, ¿de qué forma la situación sanitaria ha modificado la operación de Salmones Camanchaca? ¿Qué cambios han tenido que implementar?

La situación sanitaria ha modificado la operación productiva debido a todas las medidas implementadas. Muy iniciada la crisis adoptamos estrictas medidas sanitarias en nuestras operaciones, con el fin de proteger la salud de cada uno de nuestros trabajadores y de las comunidades donde operamos. Establecimos protocolos de trabajo, de traslado y de reuniones; disminuimos la densidad en las plantas productivas; modificamos los turnos e implementamos el teletrabajo; entre otras acciones. Por ejemplo, fuimos la primera empresa en testear a sus trabajadores en forma proactiva para Covid-19 con PCR y es algo que continuamos haciendo de manera sistemática y permanente.

Hemos aprovechado y aplicado todo nuestro conocimiento y experiencia en bioseguridad para enfrentar la pandemia. Asimismo, se ha modificado el tipo de productos y clientes, aumentando progresivamente las ventas al sector del retail y supermercados y disminuyendo, respectivamente, la presencia en el sector de restaurantes y hoteles. Del mismo modo, se ha intensificado la producción de valor agregado, especialmente, porciones congeladas para el retail. Post-pandemia, trataremos de mantener todas aquellas formas de operación que han demostrado ser eficientes en este período, tales como el teletrabajo donde aplique, automatización de procesos e iniciativas digitales.

Desde hace un par de años, Salmones Camanchaca está abierta tanto en la Bolsa de Santiago, como en la de Oslo. ¿Qué balance puede hacer al respecto?

Estar abierto en bolsa, tanto en Chile como en Noruega, ha sido muy positivo. Ser una compañía que transa en el mercado tiene grandes desafíos y beneficios. Obliga a tener estrictos sistemas de control, rigurosidad, transparencia y prontitud en la información e implementación de las mejores prácticas de gobierno corporativo. Además, facilita el acceso al mercado de capitales y mejora la visibilidad y difusión de la compañía. El hecho de cotizar en la Bolsa de Oslo en particular –que es la  principal para el seafood en el mundo– facilita el acceso y participación en el clúster del salmón noruego, incluyendo proveedores, proyectos de investigación y desarrollo y comunidad de analistas especializados, entre otros. Sin duda, pensamos continuar en esta vía a futuro.

Salmones Camanchaca informó el año pasado sobre sus planes de caminar hacia una producción carbono neutral. ¿En qué etapa se encuentra este trabajo? A pesar de la pandemia, ¿se ha podido seguir trabajando en este ámbito?

La sustentabilidad es uno de los tres ejes de creación de valor de nuestra compañía. Los otros dos son el crecimiento orgánico y eficiente de nuestra producción y el desarrollo focalizado de mercados. Nuestra meta de ser carbono neutral por supuesto que se mantiene vigente y estamos avanzando en ello.

Uno de los hitos definidos en nuestra hoja de ruta tenía que ver con pasar todo nuestro uso de electricidad (responsable del 13% de nuestras emisiones de GEI) a fuentes renovables. Justamente, acabamos de terminar la licitación y adjudicar el suministro a Colbún a partir del año 2022. Con ello, no sólo bajaremos nuestras emisiones por esa vía, sino que también significa un ahorro sustantivo en costos. Creemos que la sustentabilidad es buena para el negocio; también creemos que la pandemia debe reforzar nuestro compromiso con la sustentabilidad. Ahora, más que nunca, necesitamos que las compañías contribuyan a construir un futuro mejor.

Ser carbono neutral, ¿implicará una gran inversión inicial? Esa inversión, ¿podría compensarse, posteriormente, con una reducción en los costos de operación?

Nuestra ruta para ser carbono neutral requiere algunas inversiones, pero no grandes inversiones. Además, nuestra reducción de emisiones significará también reducciones de costo. En términos generales, proyectamos menos emisiones y costos iguales o incluso menores a los actuales.

Hoy, la industria chilena del salmón, en general, está apostando por una producción más sustentable. ¿Cuáles cree que siguen siendo los principales desafíos del sector en materia medioambiental?

En términos estructurales, es muy importante que las empresas integren la sustentabilidad transversalmente en sus operaciones, que tengan una estrategia clara, un análisis de materialidad bien hecho y priorizado, se propongan metas y definan KPIs para medir el avance.

Respecto de desafíos puntuales, no cabe duda que debemos avanzar en reducir el uso de antibióticos y hacia una economía circular. Debemos medir y trazar la generación de residuos e implementar estrategias de reducción. Al año, al mar entran 8 millones de toneladas de plástico (prácticamente todo desde la tierra); nosotros debemos trabajar para no contribuir ni con un kilogramo a ese total.

Proyecciones

Hoy, la industria chilena del salmón (y también global) está pasando por un momento complejo en términos de mercados a causa del Covid-19. ¿Cuál es su proyección? ¿Ve posible un alza en la demanda y en los precios en los próximos meses?

Efectivamente, el efecto del Covid-19 ha producido una baja inicial de los precios del salmón, debido a que aproximadamente el 50% del consumo mundial del salmón ocurre en el sector HoReCa (hoteles, restaurantes y catering), cuya demanda ha sido fuertemente afectada. Esta demanda ha sido compensada en forma parcial con un aumento de la demanda en el sector retail, pero dado que los volúmenes globales de exportación de salmón en Noruega y en Chile no han bajado (ambos países han logrado mantener sus operaciones productivas y logística), se ha registrado una baja natural de los precios.

Sin embargo, con la reapertura progresiva del sector HoReCa, que está ocurriendo inicialmente en Europa, se han visto aumentos de precios especialmente para el salmón noruego, cuyo destino final es en su mayoría ese mercado. Por su parte, en la medida que los principales mercados del salmón chileno inicien la reapertura de hoteles y restaurantes, esperamos una recuperación de los precios en la misma línea. Parte de este efecto lo hemos observado en las últimas dos semanas (fines de junio), sobre todo, en Estados Unidos.

En cuanto a China, este mercado venía mostrando cierta recuperación. No obstante, hace unas semanas se produjo gran revuelo al vincular el salmón importado con la posible propagación del virus en un mercado de Beijing. ¿Cree que este hecho vaya a tener repercusiones?

Las autoridades sanitarias chinas han sido claras en asegurar que no existe una relación entre el salmón importado con la posible propagación del virus. La misma opinión técnica es la de las autoridades sanitarias en Chile y la ciencia en general. De hecho, la FAO ha declarado explícitamente que no existe evidencia de que ningún virus que cause enfermedades respiratorias pueda ser transmitido a través del alimento.

¿Cuáles son los planes de Salmones Camanchaca a mediano y largo plazo? ¿Piensan seguir creciendo? ¿Hay opciones de adquisiciones o fusiones?

Tenemos un plan de crecimiento orgánico basado en la capacidad productiva de nuestras concesiones de acuicultura, con el cual esperamos superar las 60.000 toneladas de salmón Atlántico, además de la producción de salmón coho y del desarrollo de nuestra asociación para la trucha. Adicional al crecimiento en volúmenes, tenemos como objetivos clave avanzar en la estrategia transversal de sustentabilidad de la compañía, implementar un revolucionario proyecto de transformación digital, aumentar la eficiencia en toda la cadena de valor y desarrollar un portafolio de productos y mercados diversificado.