Camanchaca Logo
NOTICIAS cercania Salmonicultura: El rol clave de los prevencionista...

Salmonicultura: El rol clave de los prevencionistas de riesgos durante la pandemia

octubre 13, 2020
Víctor Cárdenas, jefe de Seguridad y Salud Ocupacional de Salmones Camanchaca: "Estos meses han sido de un intenso de trabajo, de incorporar nuevos aprendizajes y realizar importantes esfuerzos por contribuir al cuidado de todo nuestro  personal y a la continuidad de la operación".

“La principal dificultad ha sido el tener que adaptarse al cambio de hábitos. Sin embargo, las campañas de comunicación y sensibilización, a las cuales nuestro personal ha sido muy receptivo, se han traducido en una muy buena disposición a incorporar las medidas para evitar el contagio, conscientes de que es la única manera de seguir adelante con la operación”, dijo uno de los entrevistados.

Al igual que todas las industrias alrededor del mundo, la del salmón no ha quedado exenta de los impactos que ha generado la pandemia del Covid-19 (coronavirus), especialmente en términos de procesamiento al tratarse de un rubro alimentario que requiere de un gran número de personas para operar.

Y en este contexto, la labor de los prevencionistas de riesgos se ha tornado fundamental para adaptarse a los nuevos requerimientos sanitarios, laborales y de logística.

Es así como, para conocer más sobre su trabajo, AQUA dialogó con dos profesionales de empresas salmonicultoras. Se trata de Javier Cisternas, jefe de Seguridad y Salud Ocupacional de Australis Seafoods, y Víctor Cárdenas, también jefe de Seguridad y Salud Ocupacional, pero en su caso de Salmones Camanchaca.

Javier Cisternas, jefe de Seguridad y Salud Ocupacional de Australis Seafoods

¿Cómo ha sido su labor como prevencionista de riesgos en una salmonicultora en estos tiempos de pandemia? ¿Se han intensificado mucho sus labores? ¿En qué sentido?

Como equipo tenemos una responsabilidad muy importante, asumida hace bastante tiempo que es mejorar la calidad de vida de nuestros colaboradores con el fin de evitar situaciones de riesgo. En este contexto, el trabajo en pandemia ha sido permanente y de crecimiento constante. En un comienzo tuvimos que entender qué era el Covid-19 y cómo interactuaba y afectaba a las personas. Luego fuimos implementando medidas, que con el tiempo fueron creciendo y haciéndose cada vez más específicas, ya que contábamos más información al respecto. La labor se vio intensificada dada la pandemia, sobre todo en las áreas de soporte como Seguridad y Salud Ocupacional, Comunicaciones, Recursos Humanos, Operaciones, entre otras, que han mostrado un gran compromiso con el fin de ofrecer las mejores condiciones a nuestros colaboradores que seguían trabajando presencialmente.

Cabe destacar, además, que Australis ha apoyado todas las iniciativas que hemos implementado, liderado e impulsado como área de Seguridad y Salud Ocupacional para proteger eficazmente la salud de nuestros trabajadores.

En términos de producción de pisciculturas y agua mar, ¿qué nuevas medidas de seguridad y prevención han tenido que adoptar para prevenir el contagio de Covid-19?

Lo primero es definir el estándar. Bajo qué medidas y acciones nos vamos a regir. Asimismo, es fundamental ver la realidad de cada área. Por ejemplo, en un centro de cultivo cerca de Punta Arenas, en la región de Magallanes, no tienes un mismo contexto que en una piscicultura en Cunco, en la región de La Araucanía. Por esto, las acciones son específicas para cada área.

En cultivos de agua mar podemos destacar los testeos de ingreso y de salida de los colaboradores, que nos da la tranquilidad que las personas están en buen estado de salud. Partimos con serológicos capilares, pero hoy ya estamos con exámenes PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

En pisciculturas nos hemos enfocado a testeos de todos los externos que ingresan a los centros de agua dulce para evitar focos de contagio. Otro punto importante es dar la prioridad a las comunicaciones de la compañía, con campañas de educación y sensibilización para que las personas tengan claridad de todos los protocolos, de cuáles son los procedimientos preventivos, adopten las medidas y sepan a quién acudir en caso de cualquier situación que se presente.

A su vez, ¿qué medidas han debido implementar en plantas de proceso?

Las plantas de procesos en general, y desde antes de la pandemia, cuentan con medidas sanitarias muy estrictas y en este contexto no fue difícil de implementar las medidas preventivas al Covid-19. El foco en esta área estuvo en las barreras físicas para mitigar los contactos entre colaboradores. Se trabajó en la modificación de turnos, de aforo de personas máximo en las instalaciones y transportes. Barreras de control en los accesos con toma de temperatura, encuestas epidemiológica y equipos de salud para su posterior evaluación. Entrega de kits con elementos de protección personal e informativos educativos para las familias completas de los colaboradores, entre otros.

En caso de que haya un caso positivo de Covid-19, ¿cuáles son los protocolos para seguir en la empresa?

Lo principal es que el colaborador tome su cuarentena. Es importante, además, hacer una correcta trazabilidad para identificar toda la información necesaria, contactarse con las autoridades para prestar el apoyo que se requiera e inmediatamente dar cuarentena a todos quienes resulten contactos estrechos. Nosotros además de considerar los contactos estrechos que identifica la autoridad, enviamos a cuarentena a aquellos colaboradores con posibilidad de ser estrechos para maximizar la prevención. Se desinfectan de forma adicional los sectores clave y se realiza un plan de testeo con los turnos de trabajo. Lo principal es cumplir con lo que establezca la autoridad de Salud, pero además tratamos siempre de ir un poco más allá.

En su labor como prevencionista, ¿cuáles han sido las principales dificultades con las que se han encontrado en este tiempo de pandemia? ¿Cuesta que las personas acepten tomar y aplicar las medidas de prevención?

Yo creo que sí, ha sido uno de los principales desafíos, al menos en nuestra empresa. Tener un seguimiento y control del cumplimiento de las medidas de autocuidado, sobre todo en los tiempos libres, es complejo. Es un indicador asociado a costumbres y temas culturales, pero positivamente con el tiempo creemos que ha ido en disminución y la gente ha ido adoptando en su rutina el cumplimiento de medidas preventivas.

¿Cómo aprecia el futuro? ¿Considera que, aunque la pandemia disminuya en las regiones salmonicultoras, habrá que seguir tomando ciertas medidas de precaución?

Esta situación nos ha enseñado la importancia tanto en temas sanitarios como en la aplicación del policuidado, en términos de seguridad y salud ocupacional. Esto quiere decir cuidarse mutuamente, lo que se traduce en que la empresa debe disponer las medidas y la gente saber adoptarlas. El eje fundamental en la estrategia de la compañía en estos tiempos de crisis consiste en que para poder continuar operando debemos priorizar la salud y el cuidado de nuestros colaboradores y sus familias.

Si continuamos trabajando unidos y en equipo, teniendo esto siempre en el centro de las operaciones, podríamos apoyar a mejorar las cifras de las regiones donde operamos.

Víctor Cárdenas, jefe de Seguridad y Salud Ocupacional de Salmones Camanchaca

¿Cómo ha sido su labor como prevencionista de riesgos en una salmonicultora en estos tiempos de pandemia? ¿Se han intensificado mucho sus labores? ¿En qué sentido?

La pandemia ha impuesto grandes desafíos para todos y los prevencionistas de riesgos no somos la excepción. Estos meses han sido de un intenso de trabajo, de incorporar nuevos aprendizajes y realizar importantes esfuerzos por contribuir al cuidado de todo nuestro  personal y a la continuidad de la operación. En el caso de Salmones Camanchaca, tempranamente implementamos un protocolo sanitario para evitar contagios entre nuestros trabajadores y empresas de servicios contratistas, y que a la fecha ha permitido extender nuestros cuidados a sus familias y la comunidad. Este mayor esfuerzo nos ha permitido seguir operando satisfactoriamente cumpliendo los objetivos de la empresa.

En términos de producción de pisciculturas y agua mar, ¿qué nuevas medidas de seguridad y prevención han tenido que adoptar para prevenir el contagio de Covid-19?

Camanchaca ha implementado estrictas medidas sanitarias para proteger a los trabajadores frente al coronavirus, las cuales son dirigidas por el Comité Covid-19, integrado por jefes de áreas, área de seguridad y salud ocupacional, asesorado por un médico. Esta instancia tiene por objetivo evaluar, implementar, difundir y controlar en forma permanente las medidas sanitarias definidas por la compañía y el Ministerio de Salud.

Como parte del protocolo: se limitó el ingreso a las instalaciones solo a personal que cumple funciones estrictamente necesarias; se implementó el teletrabajo para colaboradores que pueden desarrollar sus labores a distancia; barreras sanitarias con control de temperatura a toda persona que ingresa a las instalaciones; medidas de distanciamiento en lugares de alta frecuencia de personal, tales como medios de transporte para el traslados del personal, casinos, vestidores y otros; limpieza y desinfección permanente de medios de transporte para el traslado del personal, casinos, vestidores; Camanchaca y sus filiales dispuso la postergación y/o cancelación de viajes de empleados al extranjero y otras regiones de Chile; se creó el Fono Salud Camanchaca Línea 800 para consultas médicas de los colaboradores  y sus familiares; planificación diaria de test PCR para el personal que ingresa al área de cultivos, tanto personal interno como externo. Todos ellos ingresan con resultado PCR negativo; entrega para los colaboradores y sus familias de 530 termómetros digitales para el área Salmones, de un total de 1.780 entregados a toda la operación de salmones; e implementación digital de pasaporte Covid-19 para personal interno y contratistas que ingresan a las instalaciones.

A su vez, ¿qué medidas han debido implementar en plantas de proceso?

Complementariamente a lo expuesto, al esfuerzo de la compañía en detectar tempranamente los posibles casos entre sus trabajadores, se han realizado encuestas sociosanitarias internas enfocadas en conocer la realidad los grupos familiares de mayor riesgo y vulnerabilidad para así poder prestar apoyo y contención, en el caso de ser necesario. Se está ejecutando la atención y asistencia proactiva a través de nuestro Fono Salud Camanchaca, campañas radiales educativas en Tomé (región del Biobío), webinar para colaboradores y comunidades realizado por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) ‘En Camanchaca nos Cuidamos todos’, difusión de video informativo ‘Prevención Covid en el Hogar’ para reforzar las medias de control sanitario en los hogares, presentación de una obra de títeres para incentivar la prevención haciendo partícipes a los niños, e incluso, un concurso infantil de videos para promoción de conductas seguras entre las comunidades y los colaboradores. Además, se hizo entrega de 1.250 termómetros digitales de un total de 1.780 distribuidos a toda la operación de salmones; productos de desinfección a cada uno de los trabajadores de las plantas de Camanchaca en la región del Biobío.

En esa región, además, uno de los avances más significativos para la empresa ha sido la realización, desde mediados de agosto hasta fines de septiembre, de más de 3.800 test preventivos una tasa de positividad del 1,4%, trabajo de detección temprana que se seguirá desarrollando en la planta de salmones en Tomé durante lo que queda del año.

En su labor como prevencionista, ¿cuáles han sido las principales dificultades con las que se han encontrado en este tiempo de pandemia? ¿Cuesta que las personas acepten tomar y aplicar las medidas de prevención?

La principal dificultad ha sido el tener que adaptarse al cambio de hábitos. Sin embargo, las campañas de comunicación y sensibilización, a las cuales nuestro personal ha sido muy receptivo, se han traducido en una muy buena disposición a incorporar las medidas para evitar el contagio, conscientes de que es la única manera de seguir adelante con la operación. Al respecto, es importante tener presente que la industria acuícola es parte de la industria de alimentos y opera normalmente con altas exigencias para asegurar la calidad de los productos que comercializa.

Los resultados de la encuesta sociosanitaria realizada demostraron que las personas están muy conscientes de seguir las normas de protección y las han respetado muy bien.

¿Cómo aprecia el futuro? ¿Considera que, aunque la pandemia disminuya en las regiones salmonicultoras, habrá que seguir tomando ciertas medidas de precaución?

El futuro nos va a demandar estar en un estado de alerta permanente mientras no se cuente con una cura efectiva para el Covid-19. También vamos a estar mejor preparados para enfrentar otro tipo de contingencias. Mientras tanto, no debemos bajar la guardia y estar revisando regularmente la efectividad de las medidas preventivas que hemos tomado a la fecha, para mantener alejado el coronavirus de nuestro personal y las operaciones.