Camanchaca Logo
NOTICIAS cuidado-del-entorno Octubre 2021: La experiencia de Salmones de Camanc...

Octubre 2021: La experiencia de Salmones de Camanchaca en relacionamiento territorial

octubre 19, 2021
Para alcanzar el propósito de ser una de las industrias que alimentará el futuro, la salmonicultora tiene que enfrentar grandes desafíos, no solo en materia sanitaria y ambiental, sino también comunitaria.

Extracto artículo de revista Mundo Acuícola

Una de las compañías que destaca en relacionamiento comunitario es Salmones Camanchaca, a través de su modelo de sostenibilidad que ha identificado 24 temas prioritarios para gestionar riesgos en la operación y cadena de valor, agrupados en 5 pilares, uno de los cuales es “Comunidades Prósperas”.

Por esta razón, Mundo Acuícola conversó, en exclusiva, con su Gerente Técnico y de Sostenibilidad, Alfredo Tello.

¿Qué oportunidades y desventajas ha supuesto la pandemia en sus iniciativas de relacionamiento con las comunidades?

La pandemia afectó de manera significativa el trabajo en terreno. El relacionamiento se hace, tradicionalmente, in situ y eso es algo que tuvo que quedar congelado, por un periodo largo de tiempo. Sin embargo, las plataformas digitales -así como también el teléfono- nos permitieron mantener activo el contacto con las comunidades. Esto siempre va a ser una segunda opción, en todo caso, porque el relacionamiento remoto funciona bien en algunos casos, pero la presencialidad es lo más transversal.

escuelas en el desarrollo de su currículo escolar, para incluir la educación ambiental y la sostenibilidad. En 2020, reorientamos por completo el programa para que el foco fuera apoyar la continuidad educacional en esas escuelas, en un escenario extraordinariamente adverso. Nos enfocamos en entregar apoyo a los profesores, directores y los niños directamente, para contribuir a minimizar el impacto que la suspensión de clases genera en los alumnos. Este cambio de enfoque, gatillado por la pandemia, generó un cambio más permanente en el programa, el que hoy es más flexible y mucho más orientado a las necesidades particulares de cada escuela.

¿Qué aspectos hacen que Salmones Camanchaca sea una compañía que marca la diferencia en cuanto a relación y aporte a las comunidades?

Nosotros aprendimos, hace ya un tiempo, que el relacionamiento con las comunidades parte puertas adentro. Es decir, con la preocupación y excelencia de nuestras operaciones, gestionando adecuadamente nuestros impactos y minimizando potenciales riesgos. Luego viene la parte, que podríamos llamar puertas afuera, que es el componente de relacionamiento y en la que tomamos conciencia que las comunidades tienen preocupaciones legítimas, relacionadas a nuestras operaciones, las que debemos atender. Para ello se deben crear instancias de diálogo sincero y transparente, donde podamos recoger opiniones, críticas y preocupaciones, y luego generar acuerdos para trabajarlas. Esto debe retroalimentar nuestras operaciones y prácticas, para mejorar y generar un círculo virtuoso.

Recién, después de todo eso, viene la inversión social, que es el aporte que la compañía hará a las comunidades para contribuir al desarrollo y bienestar de ellas. Nuevamente, esto último no es algo que se le ocurre unilateralmente a la compañía, sino que es algo que debe surgir participativamente del diálogo. ¿Cómo describiría el trabajo realizado para mantener los lazos de confianza, con las comunidades de la Cuenca del Lago Llanquihue y en Ensenada, ante las contingencias de los recientes años (escapes y RILEs)?

El trabajo que realizamos en la cuenca del Lago Llanquihue y Ensenada, al igual que en los otros territorios donde operamos, se basa en abrir espacios de diálogo sincero y transparente que nos permita recoger las opiniones de la comunidad, dar a conocer nuestros procesos productivos y abordar de manera participativa las inquietudes y preocupaciones de las personas. Cualquier actividad productiva está sujeta a contingencias; lo importante es que las compañías gestionen adecuadamente sus impactos y riesgos, y que generen espacios para conversar con el territorio.

En el caso particular de Ensenada se hizo un trabajo muy profundo con la comunidad, que resultó en la firma de un acuerdo que es inédito en la industria y que, para nosotros como compañía, significó un aprendizaje muy significativo. Hoy la comunidad de Ensenada tiene acceso libre a nuestra piscicultura para tomar muestras de agua; hay parámetros de calidad de agua que se miden en línea y que son de libre acceso a través de nuestro sitio web, además de una serie de otras medidas que son auditadas, anualmente, por un tercero independiente. Creemos que es la manera de generar confianza y legitimidad.

Lee el artículo completo en este link:

https://revista.mundoacuicola.cl/135/#pag-16